CRIANZA CONSCIENTE YOGA MINDFULNESS

  • MINDFULNESS PARA UNA MISMA, MINFULNESS SI ACOMPAÑAS A NIÑ@S, MINDFULNESS SI ACOMPAÑAS A JÓVENES, MINDFULNESS CON LA PAREJA, MINDFULNESS EN LA ESCUELA Y EL INSTITUTO MINDLEARNING

lunes, 8 de enero de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 18: ENFADO MINDFULNESS


CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 18: ENFADO MINDFULNESS

Erlazionatutako irudia

Desde niña vivo con el enfado. 
El enfado es una emoción que me visita a menudo.
El enfado es una emoción que conozco desde niña.
Antes de conocer el Mindfulness sentía que estar enfadada era algo que no estaba bien.
Sentía que el estar enfadada tantas veces como lo estaba era porque algo no iba bien en mi.
Sentía que tenía que disimular mi enfado, ocultar mi enfado en ciertas circunstancias y ante ciertas personas.
Sentía que el estar enfadada daba permiso para gritar, faltar el respeto a las personas queridas.
Que estar enfadada era una excusa para muchas reacciones irrespetuosas.
También creía que me enfadaba por culpa de las demás personas, por las circunstancias, por algo ajeno a mí. 
He estado muchos años intentando no enfadarme aunque sentía el enfado en mí claramente. 
Cuando empecé a indagarme buscaba una solución a mi tendencia a enfadarme. 
Mi foco era quitar, deshacerme de ese enfado. 
Sacar el enfado de mi vida.
 Si además alguien me preguntaba por qué estaba enfadada, 
mi enfado se hacía más grande, ya que quería que supieran por qué estaba enfadada sin yo tener que explicarles. 
Ahora con la practica del Mindfulness comprendo y siento que el enfado es una emoción legítima.
fuego en el corazon bilaketarekin bat datozen irudiak

Con la práctica del Mindfulness, 
dedicándome unos instantes al día a sentir mi corazón me doy cuenta de que muchas veces lo que creía enfado es en mi sentir tristeza. 
Y sí me enfado.
 Sigo enfadándome. 
Hoy, me he enfadado. 
He tomado ese enfado como mío.
Mi hijo me ha preguntado por qué estaba sensible.
Y he podido compartir mi enfado con mi hijo. 
Compartirlo, explicarle de dónde me venía.
Como el enfado que sentía era mío y nada tenía que ver con él.
Ahora me enfado cada vez más con consciencia. 
Me enfado y me resposanbilizo de ese enfado que siento. 
Me enfado, y paro.
Abrazo a mi enfado. 
Lo acepto como una emoción mía.
Me enfado con una mente serena y un corazón amable conmigo misma.
Por eso te invito a que practiques esta Chispita de Mindfulnes
Cuando sientas que la emoción del enfado te visita:

Saluda a tu enfado. 
Dale la bienvenida, ya le conoces. 
Abraza a tu enfado.
Es tuyo.
La emoción del enfado es tuya.

Te invito a que te ayudes de la inspiración y de la exhalación para llevar a cabo esta práctica.
Al inhalar salúdala, te invito a que crees tu propio saludo.
Al exhalar, acéptala. 
Te invito a que hagas unas cuantas de estas respiraciones conscientes saludando y aceptando tu enfado.
A mí me hace sentirme amable conmigo misma.
Dedicarle un tiempo a mi enfado, en vez de querer que se vaya cuanto antes, de querer que no vuelva, me ayuda a aceptarme, a quererme, a ser amable conmigo misma y las demás personas. 
Me ayuda a poder acompañar de una manera consciente el enfado de las personas que me rodean.

 Aquí el vídeo con esta Chispita número 18: Enfado Mindfulness








Publicar un comentario