CRIANZA CONSCIENTE YOGA MINDFULNESS

  • MINDFULNESS PARA UNA MISMA, MINFULNESS SI ACOMPAÑAS A NIÑ@S, MINDFULNESS SI ACOMPAÑAS A JÓVENES, MINDFULNESS CON LA PAREJA, MINDFULNESS EN LA ESCUELA Y EL INSTITUTO MINDLEARNING

lunes, 19 de febrero de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 24: PENSAMIENTO MINDFULNESS CONDUCIENDO

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 24: PENSAMIENTO MINDFULNESS CONDUCIENDO



Te invito a que cuando conduzcas, cuando vayas en el coche lleves tu atención amable a tu pensamiento. 
A mí me ocurre que cuando conduzco, voy en el coche, mi pensamiento muchas veces va hacia la crítica, el juicio.
La crítica y el juicio sobre las otras personas que conducen delante mío, detrás. 
Sobre personas que van a cruzar la carretera. 
El otro día con mi hijo en un trayecto corto en coche tomé conciencia de mis pensamientos a través de las palabras que él iba diciendo.
Ví, observé, le escuché cómo él iba diciendo palabras sobre el coche de delante, sobre otro que no había parado en la rotonda, otro que iba muy rápido.
Por eso esta Chispita de Mindfulness se la dedico a él. 

Él me hizo de espejo una vez más. 
Le invité a empezar a decir palabras amables sobre las demás personas conductoras, sobre los coches que veíamos, personas por las aceras, en pasos de cebra.  Sobre cualquier cosa que viéramos durante el trayecto.
Al invitarle, hubo un silencio.
Yo no quise romperlo.
Estaba esperando su primera palabra amable para con otro coche, conductor/a.
Entonces mi hijo me dijo :" Ama, es super difícil decir algo amable sobre los conductor@s y su manera de conducir".
Esto aunque verdad, nos sorprendió, ya que ser amable es algo natural, y a él, a nosotr@s nos estaba costando mucho más que criticar y juzgar cómo estaban conduciendo las demás personas decir algo amable.
Empezamos a decir palabras amables, qué velocidad más adecuada lleva ese coche, sí, sí y seguro tiene unos asientos comodísimos, ah! mira esa casa es preciosa, la están reformando,....
Así estuvimos los diez minutos, diciendo palabras amables desde nuestros asientos. 
Hay estudios sobre cómo el estado de ánimo cambia en las personas al entrar en un vehículo, cómo la agresividad sube. 
Yo te invito a que seas amable contigo mism@ y con las demás personas y transformes tu pensamiento en un pensamiento mindfulness hacia ti y las demás personas que te encuentres en un viaje corto, largo, en coche, en autobús, en bici, caminando.
Te invito a que PARES, y observes tu pensamiento en recorridos en los que vas acompañado.
Y si tomas consciencia de que es crítico hacia las demás personas, practiques esta Chispita.
Y si te apetece compartas conmigo tu práctica.
Gracias por estar.


lunes, 12 de febrero de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 23: LIBERAR TENSIÓN CON EL MINDFULNESS

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 23: LIBERAR TENSIÓN MINDFULNESS

Erlazionatutako irudia

Estos últimos cuatro días estoy acompañando a mi padre en su enfermedad.
En este acompañar he tomado consciencia de su cuerpo lleno de tensión, rigidez. 
Su cara está tensa.
Sus ojos cuando los abre, están asustados.
Sus piernas dobladas, rígidas.
Su mano izquierda está inflamada ya que lleva meses con ella cerrada, sin abrirla.
Y su mano derecha, a ratos busca algo para agarrarse y cerrarla con todas sus fuerzas.
Llevo estos días cogiéndole esa mano.
Su mano derecha.
Abriéndosela dedo a dedo, con suavidad.
También le digo:
Suelta.
Abre la mano.
Relaja.
Todo está bien.
Yo pongo la mía encima de la suya. 
Y luego le voy pasando dedo por dedo una canica gigante.
Mientras, le sonrío.
Y él sigue ahí con su rigidez en la mirada.
Su rigidez en la cara.
La mano cada vez más suelta.
Ya incluso pasa ratos él con la mano abierta.
La mano relajada.
Soltando.
Ahora en su último trayecto de vida sigue con su cotidiana rigidez.
Este acompañarle, me ha hecho tomar consciencia de lo amable que soy conmigo misma estos años con el mindfulness buscando las rigideces de mi cuerpo, las tensiones, aceptádolas y liberándolas.
También me he dado cuenta de que las manos son una parte de mi cuerpo que llevo años destensando conscientemente.
Yo también tiendo a encoger mis manos.
A cerrarlas. 
A tensarlas. 
También de noche.
Muchas veces me despierto en la noche y tengo una mano muy cerrada, con tensión, o incluso las dos.
Por eso te invito a que seas amable contigo mism@.
PARES.
 Y OBSERVES si tiendes a tensar alguna parte de tu cuerpo.
Lo ACEPTES. 
Y te mimes, le dediques a esa parte de tu cuerpo, 
tu ATENCIÓN. 
Y la relajes, la sueltes.
Las veces que te des cuenta en el día.
 Por la noche.
Y si te apetece compartir tu práctica y toma de consciencia.
Aquí estoy por y para ti.






lunes, 5 de febrero de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 22: DECIRME UNA PALABRA AMABLE TODOS LOS DÍAS




CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 22: DECIRME UNA PALABRA AMABLE TODOS LOS DÍAS

Erlazionatutako irudia

Te invito a practicar esta Chispita. 
Te invito a ser amable contigo misma.
Te invito a que busques un momento del día en el que regalarte una palabra amable. 
Una.
Para ti.
Una palabra que desde tu corazón suba hasta tu boca y de ahí salga amablemente.
Esta Chispita se la dedico a Sara, una amiga del corazón que me compartió su toma de consciencia sobre lo que le cuesta decirse palabras amables a ella misma.
Y con su compartir resoné, ya que a mí aunque me cuesta  cada vez menos, a veces, en situaciones de conflicto, de malestar me cuesta mimarme y decirme una palabra amable.
Te invito a que la practiques, y si te apetece compartir tu palabra aquí estoy por y para ti.
La mía es:
Susie eres una linda flor.



lunes, 29 de enero de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 21: MINDFULNESS Y EL MIEDO A DECIRLE A OTRA PERSONA LO QUE SIENTES


CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 21: MINDFULNESS Y EL MIEDO A DECIRLE A OTRA PERSONA LO QUE SIENTO
Erlazionatutako irudia

A veces siento miedo ante situaciones de la vida.
Situaciones en las que quiero ser yo.
Situaciones en las quiero expresar mis necesidades.
Situaciones en las que necesito expresar lo que siento.
En las que necesito ser yo de una manera amable. 
En las que necesito respetar mi esencia de una manera amable. 
Decir lo que siento de una manera amable.
Decir lo que pienso de una manera amable.
A  veces cuando me sucede una situación en la que sufro por algo que me han dicho, hecho, pienso en no ir a ese lugar más.
Entonces imagino, cómo podría hacer para no ir.
Me imagino mil razones para no enfrentarme a esa situación.  Siento miedo. 
E incluso a veces no he ido.
He puesto una excusa y no he ido.
He elegido quedarme con mi dolor.
No compartirlo.
Otras veces he ido.
He ido con una actitud defensiva.
Con una actitud de enfado.
Haciendo a la persona que me ha dicho, hecho,... culpable de mi miedo, de mi malestar.
Hoy no.
Hoy he ido.
Hoy he ido a ese lugar.
Antes de ir, he sido amable conmigo misma.
He ido a la playa y ahí me he dedicado unos minutos con la playa, el salitre, las olas, la arena, las nubes, el sol.
Luego he ido a la escuela.
Y he estado en mí.
He saludado.
He ido hacia el aula.
Me he encontrado con un niño que acompaño y me ha preguntado si podía ayudarme a preparar el aula antes de que llegaran l@s demás.
Hemos ido junt@s, mi mente a veces se iba a ese sentimiento de malestar que tenía con una compañera sobre un tema, y que cuando la viera quería ser yo y decirle lo que sentía de una manera amable. 
He sido consciente y he traido mi mente una y otra vez al aquí y el ahora con ese niño bajando las sillas de las mesas, escuchándole cómo había visto a otro niño del aula el fin de semana, y lo feliz que eso le hacía.
Hemos bajado, y hemos esperado a l@s demás.
He visto a esa compañera con la que tenía miedo a ser yo.
A decirle mi sentir sobre algo ocurrido entre nosotras.
Yo he estado a l@s niñ@s, a saludarles, a darles la bienvenida.
Hemos ido al aula, y a la hora del patio, en el cambio del turno, le he dicho lo que me sucedía.
Ella se ha asombrado.
Ella ni se había dado cuenta.
No era consciente de lo ocurrido. 
Y hemos hablado conscientemente.
Nos hemos escuchado.
Hemos sabido las dos lo que en realidad ha ocurrido.
Y nos hemos reído.
Ella agradecida de mi compartir para así darse cuenta de lo que sin ella ser consciente había ocurrido.
Y yo le he dado las gracias a ella.
Por escucharme, por compartir.
Por validar mi sentir.
Hoy, gracias al Mindfulness. 
He ido.
He sido amable conmigo misma. 
Le he compartido a mi compañera mi sentir.
He sido amable con ella.
Y ahora estoy feliz.
Por eso te invito a que si sientes que alguien te hace daño, se lo compartas.
Ésta es la Chispita número 21, espero que la disfrutes.
Y si te apetece, aquí estoy.




lunes, 22 de enero de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 20: MINDFULNESS EN LOS OJOS

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 20: MINDFULNESS EN LA MIRADA, EN LOS OJOS

Erlazionatutako irudia

Te invito a que seas amable contigo mism@.
Te invito a que seas amable con tus ojos.
 Te invito a que lleves tu atención amable hacia ellos.
Te invito a que cierres los ojos.
Te invito a relajar el entrecejo, los ojos.
Te invito  a que seas consciente de tus dos ojos. 
Primero de uno.
Luego del otro.
Te invito a que sientas su presencia.
La presencia de cada uno de tus ojos en ti. 
Para ello, te invito a que respires conscientemente ahí, con tus ojos cerados.
Quizás notes más presencia en uno que en otro.
Te invito a que le envíes una sonrisa a uno de ellos.
Te invito a que le regales otra sonrisa al otro. 
Te invito a que en la siguiente inhalación, le des las gracias por estar contigo a tu ojo izquierdo.
Y al exhalar le envíes una sonrisa.
Te invito a que hagas lo mismo con tu ojo derecho.
En la inhalación le des las gracias.
En la exhalación, le mandes una sonrisa.
Los ojos son tan maravillosos!
Te invito a que a partir de hoy, cuando te acuerdes practiques esta Chispita de Mindfulness y les des descanso, mimos, amor, amabilidad a tus ojos.
Tomar consciencia de que los ojos están ahí por y para nosotr@s es una manera de ser amables con nosotr@s mism@s y con nuestros ojos.
Ser conscientes de que están muchas horas moviéndose, fijándose, esforzándose, a veces cerca de pantallas, con poca luz natural. 
Te invito a que si tienes ocasión les regales un mirar sin horizonte, una mirada larga, el ojo está diseñado para mirar a lo lejos, y hoy en día a veces estamos muchas horas en lugares cerrados, y si vivimos en la ciudad, las distancias son cortas. 
Te invito a que frotes tus dos manos y ese calorcito que desprenden tus manos, se lo regales a tus ojos. Acerques las dos manos a los ojos y les regales ese calorcito, ese amor.
Los baños de sol en los ojos, con los ojos cerrados, durante unos segundos son muy relajantes, a mí me encantan.
mindfulness en los ojos bilaketarekin bat datozen irudiak
Te invito a que busques ojos de personas que amas y les dediques unos instantes de la belleza de los tuyos. 
Cerrar los ojos por el placer de cerrarlos, y estar ahí, yo a veces veo colores muy hermosos.
Regalarme esta Chispita unos minutos al día es en mi experiencia  una manera de ser amable conmigo misma muy hermosa.
Deseo que disfrutes de esta Chispita, y la compartas.




lunes, 15 de enero de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 19: MINDFULNESS AL COMPARTIR EMOCIONES


CHISPITA DE MINDFULNES NÚMERO 19: MINDFULNESS AL COMPARTIR EMOCIONES

Erlazionatutako irudia

Te invito a que cuando tu corazón, la emoción que estás sintiendo te pida, sientas que necesita ser compartida con alguien: una amiga, tu pareja, tu hermano, tu hijo,...
Lo aceptes.
La compartas.
En esos momentos en los que estás dejándote sentir, y te viene al corazón una persona, sé Amable Contigo Mism@ y llámale, escríbele, comparte con él, con ella tu sentir, tu emoción: tristeza, enamoramiento, alegría, entusiasmo, miedo,rabia,...
💜
Si eres la persona que recibe este regalo de compartir una emoción, te invito a que aceptes el regalo de compartir esa intimidad emocional que tu amiga, tu hijo, tu pareja,...te da y lo abraces.
Te invito a que le escuches.
 Te invito a que no le preguntes.
 No supongas. 
Simplemente sé amable contigo mism@.
Acepta el amor, la confianza que esa persona, su corazón ha decidido regalarte. 
Y dale las gracias a ella y al universo por estar ahí por y para ti, y date las gracias a ti por estar por y para esa persona.















lunes, 8 de enero de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 18: ENFADO MINDFULNESS


CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 18: ENFADO MINDFULNESS

Erlazionatutako irudia

Desde niña vivo con el enfado. 
El enfado es una emoción que me visita a menudo.
El enfado es una emoción que conozco desde niña.
Antes de conocer el Mindfulness sentía que estar enfadada era algo que no estaba bien.
Sentía que el estar enfadada tantas veces como lo estaba era porque algo no iba bien en mi.
Sentía que tenía que disimular mi enfado, ocultar mi enfado en ciertas circunstancias y ante ciertas personas.
Sentía que el estar enfadada daba permiso para gritar, faltar el respeto a las personas queridas.
Que estar enfadada era una excusa para muchas reacciones irrespetuosas.
También creía que me enfadaba por culpa de las demás personas, por las circunstancias, por algo ajeno a mí. 
He estado muchos años intentando no enfadarme aunque sentía el enfado en mí claramente. 
Cuando empecé a indagarme buscaba una solución a mi tendencia a enfadarme. 
Mi foco era quitar, deshacerme de ese enfado. 
Sacar el enfado de mi vida.
 Si además alguien me preguntaba por qué estaba enfadada, 
mi enfado se hacía más grande, ya que quería que supieran por qué estaba enfadada sin yo tener que explicarles. 
Ahora con la practica del Mindfulness comprendo y siento que el enfado es una emoción legítima.
fuego en el corazon bilaketarekin bat datozen irudiak

Con la práctica del Mindfulness, 
dedicándome unos instantes al día a sentir mi corazón me doy cuenta de que muchas veces lo que creía enfado es en mi sentir tristeza. 
Y sí me enfado.
 Sigo enfadándome. 
Hoy, me he enfadado. 
He tomado ese enfado como mío.
Mi hijo me ha preguntado por qué estaba sensible.
Y he podido compartir mi enfado con mi hijo. 
Compartirlo, explicarle de dónde me venía.
Como el enfado que sentía era mío y nada tenía que ver con él.
Ahora me enfado cada vez más con consciencia. 
Me enfado y me resposanbilizo de ese enfado que siento. 
Me enfado, y paro.
Abrazo a mi enfado. 
Lo acepto como una emoción mía.
Me enfado con una mente serena y un corazón amable conmigo misma.
Por eso te invito a que practiques esta Chispita de Mindfulnes
Cuando sientas que la emoción del enfado te visita:

Saluda a tu enfado. 
Dale la bienvenida, ya le conoces. 
Abraza a tu enfado.
Es tuyo.
La emoción del enfado es tuya.

Te invito a que te ayudes de la inspiración y de la exhalación para llevar a cabo esta práctica.
Al inhalar salúdala, te invito a que crees tu propio saludo.
Al exhalar, acéptala. 
Te invito a que hagas unas cuantas de estas respiraciones conscientes saludando y aceptando tu enfado.
A mí me hace sentirme amable conmigo misma.
Dedicarle un tiempo a mi enfado, en vez de querer que se vaya cuanto antes, de querer que no vuelva, me ayuda a aceptarme, a quererme, a ser amable conmigo misma y las demás personas. 
Me ayuda a poder acompañar de una manera consciente el enfado de las personas que me rodean.

 Aquí el vídeo con esta Chispita número 18: Enfado Mindfulness