CRIANZA CONSCIENTE YOGA MINDFULNESS

  • APRENDIZAJE CONSCIENTE MINDLEARNING

martes, 11 de julio de 2017

MINDFULNESS EN VERANO





Es verano. Como algunas sabéis soy maestra y por ello el mes de julio y el mes de agosto estoy de vacaciones. 
El verano me gusta, el calor, los días largos, la luz, baños en la mar, salir unos días con la familia, mis hija está en casa sin horarios, mi hijo disfrutando de l@s amig@s que no tienen horarios tan rígidos durante estos dos meses,.... 
Aun así muchos veranos la sensación de que el verano es tan agradable me hacía pensar en lo poco que dura siendo dos meses enteros en mi realidad.  Me pasaba el verano con el pensamiento de que durara para siempre, y no se acabara nunca, el principio del verano muy a gusto, pero según iban avanzando los días me entraba el agobio de que se estaba acabando. 
Y con el final del verano el poder disfrutar. 
Ahora desde donde estoy me doy cuenta de que estando el día a día presente, en cada rato que puedo, el verano, o mejor dicho la sensación de verano puede durar todo el año, toda la vida. 
Por eso os invito ahora que me voy unos días con la familia en bici a que si os gusta esta sensación de verano como a mí, la disfrutéis a cada rato que podáis, sin intentar cambiar nada, ni pensar en que ojalá durara para siempre, simplemente disfrutar este verano de los días de sol, los días de lluvia, de los paseos solas, en compañía, de estar con vosotras un ratito al día, en exclusiva, otro ratito con alguien que améis, .....
Yo me he pasado mucho tiempo intentando cambiar el momento presente y así no viendo, escuchando lo que me pasaba, dejando así escapar muchos momentos que la vida me daba del aquí y el ahora. 
Así que si resuenas con esto, anímate a disfrutar del aquí y el ahora, y para ello puedes empezar a destensar tu cuerpo, y así tu mente. 
A mí la práctica de destensar la mandíbula, la mirada, me resulta muy agradable, ya que con hacerlo se me destensa todo el cuerpo, lo hago a cada ratito, cuando me acuerdo, en cualquier lugar que esté, observo y destenso. Destensando mi cara, mi cuerpo, mi mente de una manera automática se relaja también y mi corazón sonríe. 
Sonreír como os compartí en otra entrada también me ayuda muchísssimo, es una manera amable, preciosa de quitar las tensiones de la cara, apaciguar la mente y sacar una sonrisa a nuestro corazón. 
En esta entrada os invito a que elijáis un día, el que queráis y desde que os levantéis hasta iros a dormir le regaléis una sonrisa a cada persona que se cruce en vuestro camino, la conozcáis o no. 
Y si os apetece me encantaría que compartierais conmigo las sensaciones.
Vuelvo en unos diez días, hasta entonces, ACEPTAD LO QUE LA VIDA OS DA, sea lo que sea, yo lo voy a intentar.

Publicar un comentario