CRIANZA CONSCIENTE YOGA MINDFULNESS

  • MINDFULNESS PARA UNA MISMA, MINFULNESS SI ACOMPAÑAS A NIÑ@S, MINDFULNESS SI ACOMPAÑAS A JÓVENES, MINDFULNESS CON LA PAREJA, MINDFULNESS EN LA ESCUELA Y EL INSTITUTO MINDLEARNING

lunes, 10 de octubre de 2016

MI HIJA Y YO EN BILBO CON PRESENCIA



El sábado mi hija y yo compartimos con presencia. 
Habíamos decidido unos días antes ir juntas a Bilbo a comer juntas un menú, y a hacer unas compras de ropa. 
A mí la idea me gustaba, pero no sé qué se activa en mí que pienso en con lo bien que comeríamos en casa, luego sofá, siesta,... tengo ganas de un día quedarme entero en casa sin planes,... a ver si volvemos pronto y así puedo estar en el sofá,... 
Pero esta vez, me vinieron estos pensamientos, y los abracé, y me dije, son pensamientos, no lo saben todo, mi hija quiere compartir conmigo el sábado, para ello ha organizado las tareas y horas de estudio de el viernes y fin de semana y así poder ir conmigo, le hace mucha ilusión y a mí ir a comer a un restaurante vegetariano ya que hace dos semanas que ha decidido ser vegetariana, y las dos estamos en ello, voy a disfrutar me dije.
 Así que me desperté a las nueve y media, sin mirar el reloj, hice por casa cositas que me apetecían, miré el correo, ducha, yoga, meditación, desperté a June, desayunó, y sin decir nada ni mirar de nuevo el reloj salimos hacia Bilbo. 
El sábado fue el cuarto cumpleaños de Negu nuestro perro, cuatro lunas que nació, y June me decía que le daba pena dejarle en casa solo, que lo lleváramos, otra vez pensamientos, qué rollo el perro, no vamos a poder entrar con él en las tiendas, en Bilbo hay mucha gente, ... 
Y volví a decirme son sólo pensamientos, le llevamos con amor, y a ver qué tal. 
Cogimos el coche, fuimos, aparcamos, cogimos a Negu, y nos dirigimos a una tienda que le encanta a June, y ella me dijo que preguntara si podía entrar Negu, y sí nos dejaron, tod@s content@s, felices, y en la otra tienda que quería ir también, así que fue maravilloso, experiencia nueva, inolvidable. 
Fuimos a comer dejamos a Negu en el coche cerca del restaurante con las ventanillas abiertas un poco y en la sombra, riquíssssimo todo, hablamos de relaciones sentimentales, parejas que yo he tenido, de planes de futuro de ella, de anecdotas, muy buen rollo y energía. Un trozo del brownie de June nos lo metieron en un envase para Negu, fuimos al coche, le cantamos el Zorionak zuri, cumpleaños feliz, y se comió el trozo de brownie.
 Por la noche al ir a darle un musu beso a June, me dijo que todos los  cumpleaños de Negu podíamos ir a Bilbo junt@s.
Publicar un comentario